El ataque terrorista con fósforo blanco del que fue víctima un senador dominicano hace 54 años

0
75

Un cuatro de mayo de 1967 el entonces senador por la provincia , Pablo Rafael Casimiro Castro, transitaba junto a su chofer Manuel Matos Ferreras por la calle Padre Billini esquina Padre Pina, en Ciudad Nueva.

Casimiro Castro era uno de los dirigentes de confianza tanto de Juan Bosch como de José Francisco Peña Gómez en el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y sobre todo un férreo opositor al de Joaquín Balaguer, quien había ganado la presidencia de la República un año antes.

De acuerdo con varios reportes de archivos periodísticos de este diario, eran alrededor de las 9:00 de la noche cuando un objeto penetró por la ventanilla izquierda y  se estrelló en el vidrio delantero, generando de inmediato un incendio.

El objeto resultó ser una bomba incendiaria de fosforo blanco que fue lanzada al vehículo desde una motocicleta tipo Vespa que llevaba a bordo dos hombres con camisas azul y crema, quienes emprendieron la fuga inmediatamente después de ver la guagua tomar fuego casi por completo y “dejando por muerto” tanto a Casimiro Castro como a Matos Ferreras, esto según los informes preliminares de la Policía Nacional de la época.

Con una gran parte de su cuerpo quemado, el legislador, elegido en las elecciones de 1966 por el pueblo de Pedernales como su representante, fue llevado por varias personas al hospital Padre Billini donde recibió las primeras atenciones médicas, antes de ser trasladado a la clínica Abel González.

Una vez allí fue atendido por un equipo médico encabezado por el doctor Roberto Augusto Sánchez Sanlley, que definió su estado de de pronóstico reservado, debido a la severa quemazón de su cuerpo.

Casimiro Castro se veía más afectado en su rostro, además de que tenía una ligera lesión en el ojo derecho, por lo que los médicos optaron a que tanto él como su chofer fueran trasladados al extranjero para dar mayor posibilidad de recuperación. Ambos lograron ser recibido por el hospital militar Gorgas que se encontraba en .

El informe del hecho         

Las autoridades llegaron a la conclusión de que el senador por Pedernales había sido atacado por una sustancia denominada “fósforo blanco”. 

Según los mismos, el fosforo blanco es una sustancia que ha tenido un uso militar extenso como agente incendiario para crear pantallas de humo y como componente incendiario, capaz de causar quemaduras graves en una persona.

En ese momento, el general Enrique Pérez, entonces ministro de las Fuerzas Armadas de entonces, declaró que la sustancia no había estado almacenado en los institutos castrenses, ya que en sus arsenales no se encontraba pero consideró “muy posible” que la misma hubiese entrado al país con las tropas estadounidenses que invadieron el país durante la guerra civil de 1965; señalando que muchos de esos pertrechos habían sido robados.

En esa oportunidad se calificó el atentado de “barbaridad” y el gobierno dispuso todas las atenciones en investigar las causas del mismo.

De acuerdo a reportes periodísticos de la época, muchos sectores señalaron a Balaguer como el principal responsable del hecho en búsqueda de mandar un “mensaje al PRD”, sin embargo 54 años después aún se desconoce tanto la identidad de quienes eran los individuos a bordo de esa motocicleta ni cuales habían sido sus razones para cometer el .

Resto de su vida

Casimiro Castro, quien había nacido en la ciudad de en junio de 1933, logró sobrevivir al atentado aunque quedaría con gran porcentaje de su rostro quemado al igual que otras partes de su cuerpo.

El exlegislador llegó a ocupar puestos en los diferentes gobiernos del PRD, desempeñando funciones como sub secretario de Interior y Policía y director del programa Tribuna Democrática mientras era secretario general de esa entidad política.

El exsenador fallecería el 19 de enero del 2010 en la Plaza de la Salud donde llevaba varios días internados a causa del Alzehimer.



Fuente LD

No tags for this post.