Árnica: un poderoso aliado para tu salud

0
44


El árnica constituye uno de los de herbolario más para aliviar los dolores relacionados con la inflamación como los golpes, la artritis, la tendinitis y los problemas cutáneos, sin embargo, el uso incorrecto de esta hierba puede generar grandes consecuencias.

Esta planta contiene químicos activos que reducir la hinchazón, disminuir el dolor y actuar como un antibiótico, pero puede ser nociva para nuestro organismo si la consumimos por vía oral, a menos que se use en diluciones homeopáticas, ya que puede generar consecuencias como: náuseas, vómitos, problemas cardíacos, aborto o falta de aire. Sin embargo, se le puede suministrar a todas las personas, incluso a los niños, pero con moderación.

Debido a sus propiedades, muchas personas suelen utilizar el árnica para el dolor que es provocado por la osteoartritis. También se usa para el sangrado, el dolor muscular, los hematomas, la hinchazón después de la cirugía, los traumatismos, las contusiones, los dolores gripales, ya sean articulares o musculoesqueléticos, las agujetas y otras afecciones, sin embargo, no hay muchas pruebas contundentes que puedan respaldar todos estos usos. Asimismo, esta planta cuenta con propiedades analgésicas y antiinflamatorias, por lo que se ha convertido en el ingrediente principal en la fitoterapia.

¿De qué se trata es la fitoterapia?

La fitoterapia es el área terapéutica que se encarga de utilizar a las plantas como medicina con el fin de prevenir o curar alguna enfermedad, además de sanar pequeños trastornos como se ha hecho tradicionalmente con el uso de las plantas medicinales. El uso de plantas en la medicina es toda una tradición, usándose para aliviar dolencias sencillas o problemas mucho más severos.

El árnica en la homeopatía se usa en gránulos, en cambio, en la fitoterapia se utiliza como un remedio en forma de tintura, cremas, ungüentos, pomadas o gel, con el fin de facilitar la aplicación de este producto en el área que se encuentre afectada. Sin embargo, su uso debe estar siempre orientado por un médico u otro profesional de la salud que tenga experiencia con el uso de plantas medicinales.

Esta planta cuenta con múltiples para nuestra salud, ya que desempeña un papel antiinflamatorio, analgésico, cicatrizante, antiséptico, antibacteriano, antimicrobiano, antifúngico, antihistamínico y sedante, y de manera más específica como tónico cardíaco, antiespasmódico, antiagregante plaquetario, también facilita la expulsión de bilis, y contribuye con la rápida y buena curación de las heridas.

El árnica no se debe utilizar en un tipo de que se encuentre dañada, es decir que la dermis debe estar en perfecto estado, sin heridas ni abrasiones, mucho menos debe entrar en contacto con los ojos, la boca y los órganos genitales. Asimismo, jamás se debe ingerir por vía oral una mujer esté en periodo de gestación o lactando, tampoco se recomienda en caso de hipersensibilidad a la planta.



Fuente AU

Native Ads
Native Ads