Amado Maestri, un maestro del arbitraje en béisbol

0
47

[ad_1]

Cada juego de este playoff/semifinal nos ha servido para evaluar dictámenes de los árbitros dominicanos en las bases y el pentágono y salvo algunas inconsistencias en la zona de strikes y el aceleramiento en cantar decisiones en las bases han pasado la prueba.

El sábado en el Julián Javier el árbitro de home Félix Neón, expulsó a Juan Carlos Pérez por haber protestado un pitcheo que lo ponchó cantado. Neón actuó al estilo Amado Maestri.

Cuba tuvo un árbitro llamado Amado Maestri, que debe ser referencia detrás del home marcando lanzamientos. La brillante pluma de Jess Losada (padre) en una reseña en la revista Carteles nos dice que Roberto Amado Maestri Menéndez, oriundo del pueblo de Regla, nació el 8 de diciembre de 1909 y comenzó en los trajines del béisbol como receptor del equipo Cubanaleco.

Después de participar en la huelga obrera de 1935 perdió el empleo en la empresa eléctrica, colgó spikes de jugador y se puso los de árbitro. Cierta tarde, mientras los conjuntos Habana y Almendares escenificaban un reñido encuentro en el estadio La Tropical, Amado escuchaba la insistente mofa de Roberto Ortiz, del Almendares, que había sido ponchado cantado en el primer episodio. En la parte alta del tercero detuvo el partido y se dirigió hacia el dugout y sin darle oportunidad de pronunciar palabra alguna le dijo: “Hace un buen rato lo estoy escuchando decir cosas incorrectas. Recuerde que los que están en las graderías no pagaron por presenciar que yo lo expulsé, sino que vinieron a verlo conectar un gran batazo”.

Maestri fue árbitro en la Liga Mexicana y allí protagonizó otro hecho sin precedentes. El domingo 2 de junio de 1946, durante un desafío entre conjuntos México y Veracruz, en el parque Delta, Maestri expulsó del juego al estadounidense Mickey Owens, catcher-mánager del México que se medía al Veracruz en el parque Delta, porque éste protestó en forma descompuesta una decisión en el home. Una concurrencia sobre las 30 mil personas observó que el magnate Jorge Pasquel, dueño del club México y presidente de la Liga, abandonó su palco y bajó al terreno con la intención de reprender a Maestri quien lo esperó y sin contemporizar, para evitar lo que de otra manera sería inevitable lo expulsó con plena conciencia de que el acto le significaba la pérdida del trabajo. “Yo me voy de la Liga y de México después del juego, pero usted se va ahora mismo del terreno”. Al día siguiente acudió a las oficinas de la Liga a cobrar sus honorarios y regresó a Cuba.

Tom Lasorda, lanzando en Cuba con Alacranes de Almendares, en el Estadio del Cerro, trató de enfrentar al árbitro Maestri. Lasorda se acercó al pentágono para cuestionar un par de bolas/strikes dados por el umpire cubano. Conforme Lasorda se acercaba al pentágono, Maestri abrió su chaqueta lo suficiente para que el pitcher pudiera ver una enorme pistola que tenía ajustada a sus pantalones. Lasorda frenó de golpe y puso la reversa y sólo atinó a gritarle: “Maestri, eres el mejor umpire que he conocido”.

En una ocasión narró el inmenso Buck Canel que estaba bateando en el estadio de El Cerro (La Habana), Pedro -Perico- Formental y se salió del cajón de bateadores para preguntarle al árbitro Amado Maestri: “¡Óyeme, ¿cuál es la cuenta?”. Maestri consultó su contador de bolas y strikes y le respondió: “Tres y dos, Formental”. Y el Perico, intrigado e interesado volvió a preguntar con cara de inocente: “Tres, qué, chico?”. Siendo expulsado. Perucho le dice que él no lo ha insultado y Maestri le responde: “Los 25 mil fanáticos que están en las gradas se ríen porque entienden que me recordaste a mi madre”.

Cabe señalar que en el quehacer diario Maestri siempre luchó en conflictos laborales surgidos en la Compañía de Electricidad y mantuvo una postura vertical frente a la tiranía batistiana, tras producirse el golpe de estado del 10 de marzo de 1952.

Supo llamar la atención a tiempo y jamás fue débil ante la protesta airada. Respetaba y se daba a respetar, en una etapa en que no pocas veces debía intercambiar trompadas con expulsados después del juego. Ni los más exaltados osaron tirarle un puñetazo en el terreno, a diferencia de otros que incluso acabaron noqueados. Hasta los más violentos sabían de los riesgos.

UN DÍA COMO HOY: En 1964, el jardinero dominicano Rodolfo Welch fue promovido por Piratas a AA.

En 1986, Mickey Mahler, de Leones del Escogido, derrota 5-3 a las Águilas y obtiene su victoria 40 de por vida.

En 1991, Pete Rose fue puesto en libertad luego de que fuese arrestado el 1 de enero. Un panel especial recomendó ese mismo día que no fuese considerado elegible para el Salón de la Fama de Cooperstown.

Cronista deportivo. Amante del béisbol y sus vivencias.

[ad_2]

Fuente DL

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.