Joven profesional ‘Me torturaron sin piedad’ en el cuartel de Los Mina

0
182

una funda en la cabeza, entre golpes y amenazas, así cuenta un joven comunicador que vivió su peor día mientras fue detenido en el destacamento de Vietnam en Los Mina, en el año 2017.

 

Yonathan Méndez, de 37 años, manifestó que decidió contar su experiencia ante la cantidad de abusos y escándalos en las que se han visto envueltos agentes policiales en los últimos días, las muertes confusas de ciudadanos en cuarteles de la uniformada.

Comentó que, en medio de su desesperación buscar empleo en el país, cayó en una estafa que lo hizo presenciar una difícil experiencia a manos de agentes “de supuesto orden”.
A Méndez lo había contratado una empresa para supuestamente cobrar honorarios en distintas universidades del país, quienes alegaban que cobraban asesorías legales. Pero era una estafa.

Indicó que cuando llegó al centro de estudio y fue al área de caja a buscar el supuesto cheque que le habían encargado, las autoridades de la universidad se dieron cuenta de que algo no andaba bien, lo que procedieron a llamar a la Policía Nacional para que se llevarán a Méndez.

Yonathan asegura que ahí inició su pesadilla, ya que la manera en la cual los agentes policiales lo abordaron fue “totalmente abusiva” desde la llegada a la universidad.

Al llegar al destacamento policial dijo que “primero procedieron a apretarme todas sus fuerzas las esposas, luego me quitaron la chaqueta que llevaba puesta y envolverla en las manos con las esposas. Antes que pueda reaccionar pusieron una funda negra en mi cabeza y la apretaron en el cuello, acompañado de un puño fuerte golpeando mi pecho”.

Expresó que el mayor que estaba a cargo en ese entonces solo le preguntaba a golpes cuál era su contacto en la universidad, y que justo en ese momento no hallaba explicación porque entendía que simplemente estaba cumpliendo su trabajo.

“Me llevaron al cuarto donde me torturaron sin piedad, sin investigar, sin usar ningún protocolo, cruelmente. Recuerdo que no sentía mis dedos, deshidratado y golpes visibles que dolían menos que los que no se lograban ver”, manifestó Méndez.

De acuerdo Méndez, gracias a un conocido de la uniformada que entró al cuartel policial, los agentes no siguieron torturándolo. Luego de ahí explicó que fue sacado a la Fiscalía de Santo Domingo Este para responder la situación que fue llevado al destacamento.

Méndez añadió que la tortura duró por aproximadamente 20 minutos, lo que dijo fue suficiente para convertirse en algo que marcó su vida. DL

 

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.