Wilson Camacho se pronuncia sobre el tema “Corrupción en las entrañas del Poder”

Santo Domingo.- El procurador adjunto Wilson Camacho, titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Wilson Camacho emitió varios tuits sobre el tema de impunidad al cumplir dos años en el cargo.

Las publicadas de Camacho generan mucha preocupación ante los casos de corrupción que llevan y lo que están investigando.

Aquí los tuits

Hoy 7 de Septiembre cumplo 2 años al frente de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA). Aprovecho la ocasión para compartir algunas ideas de Eva Joly, ex magistrada francesa, a las que sumo algunas conclusiones y observaciones.

Debo aclarar que cualquier parecido con la realidad local es más que coincidencia. Veamos:

Eva Joly escribió el libro “Impunidad. La Corrupción en las entrañas del Poder” (2003), del cual tomo algunas de sus vivencias, observaciones y exhortaciones en la lucha contra la corrupción.

Joly es considerada un símbolo de la justicia que busca la igualdad ante la ley y lucha contra la impunidad de los poderosos. Es promotora de la “Declaración de París: una llamada a la acción contra la corrupción en gran escala”.

La citada declaración inicia: «Nosotros, firmantes de esta declaración, ciudadanos del mundo, venidos de los cuatro rincones de la tierra, de países ricos y pobres, denunciamos los efectos devastadores de la gran corrupción, con su corolario: la impunidad de sus beneficiarios”.

En el citado libro Joly se pregunta: ¿Qué democracia puede sobrevivir si las élites han adquirido, de facto, el poder de violar la ley y la garantía de quedar impunes?

Refiere Joly: “Podemos todavía impedir que nuestros hijos conozcan, cuando sean adultos, un mundo donde la impunidad reine entre las élites, donde únicamente tengan obligaciones los ciudadanos comunes. Nuestros hijos no se merecen esto”.

Exclama: “Hay que saber lo mucho que cuesta hacer retroceder las fronteras de la impunidad”.

Sobre las dificultades de investigar corrupción señala: “No se gana nada con ser débil…los obstáculos deben reforzar la determinación”.

En cuanto a las élites indica: “En su universo, poblado de políticos de primera línea y de magnates de las finanzas, entre los cuales figuran algunos depredadores de alto vuelo, la Justicia existe sólo como algo accesorio. La ley adaptarse a su conducta y no a la inversa…

Viven en el universo de la acción sin control, allá donde tan sólo cuenta el salvoconducto del príncipe y la ley del más pícaro: si no se ve, no existe…

En vez de razonar fríamente, de aprovechar candidez inicial y la lentitud de la Justicia, deciden utilizar la fuerza: la manipulación y el puño de hierro…

Piensan que voy a claudicar y a someterme. Pero, aunque llegue a titubear, aunque tiemble, aunque dude, aunque a veces me equivoque, no desistiré. Sus amenazas incluso llegarán a alentar mis investigaciones, cosa que, con toda seguridad, ellos no

habían previsto”.

Joly plantea además que: “En ocasiones, una investigación se parece al juego del gato y el ratón. Pero pueden invertirse los papeles…Todo ocurre como si, para avanzar, tuviésemos que pagar un boleto de entrada, un precio para caminar hacia la verdad, casi a cada paso…

…el mundo gira al revés: al parecer se protege a los sospechosos, mientras que se desafía a los magistrados”.

Señala Joly: enfrentamos a la soberanía de la impunidad…al corazón del poder, ese que muerde y quema. En estos procesos…existen corrientes subterráneas que trabajan con sus armas favoritas: la intimidación y la manipulación.

“Cuando se investiga el poder, se altera el orden de las cosas…la gran corrupción es invisible, se incrusta en el corazón del poder más insospechado…El delito económico no se deja ver: hay que buscarlo, rascar debajo de las apariencias”.

Manifiesta que: “La naturaleza y la magnitud de la corrupción que tenemos que afrontar no tienen parangón en la historia de la democracia”.

Resalta Joly: “La corrupción a gran escala se parece a esas grietas en un muro que ponen en peligro la estructura del edificio. Es como una hendidura que crece en la sombra. Va minando el sentimiento de pertenencia que une los unos a los otros”.

Advierte: “Existe el riesgo de ver cómo nuestros esfuerzos se pierden en un absurdo, kafkiano, agujero negro, porque la comprensión profunda del problema se escapa”.

Finalmente se pregunta Joly: ¿Quién hace peligrar el contrato social? ¿Los criminales o aquellos que los persiguen?

Las cosas no pueden seguir así…Somos nosotros quienes debemos oponer una respuesta a la altura del desafío que se está lanzando, agrega.

Lo anterior permite concluir que: el poder se comporta de forma similar en todas partes y en cualquier época. Ante esta realidad los fiscales debemos responder siendo cada vez más fiscales, conscientes de que los excesos de valor sólo se resuelven con más excesos de valor.

Debemos asegurar un cambio de ciclo, provocar el punto de inflexión, ahora. No obstante, sabemos que estos procesos sociales no son lineales, más bien se dan en zigzag. La lucha contra la corrupción y la impunidad no es una carrera de velocidad, es de resistencia.

Seguimos adelante, no tenemos compromisos con la impunidad. Es responsabilidad fomentar una cultura de transparencia y de respeto a la ley.

Señalar que nada ni nadie está por encima de nuestro compromiso con la sociedad dominicana. Somos conscientes de responsabilidad histórica y de que la misión es más importante que nosotros. No hay fuerza humana que aparte del objetivo de derrotar la impunidad en RD.

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.