Augusto Raúl Cortázar o Cortazar

fungía como directora nacional de Folklore del Ministerio de Cultura me trasladé en el año 2005 a Virginia Beach, Estados Unidos, para visitar a doña Edna Garrido de Boggs con el objetivo de buscar las investigaciones que realizó durante años 1947-1948 y plasmarla en el libro Reseña Histórica del Folklore Dominicano, que se puso a circular en 2006 en su presencia.

Esos once me la pasé en su hogar, aprendiendo de sus conocimientos culinarios y de sus vivencias su esposo Ralph Steele Boggs. En algunas de esas conversaciones de temas folklóricos hojeaba uno de sus libros y pronuncié el apellido del folklorista Augusto Raúl Cortázar como palabra grave y ella me corrigió diciéndome que no llevaba tilde y le dije que ese apellido se acentuaba en la primera (a) y riéndose me dijo que él era primo del escritor Julio Cortázar, pero se pelearon y el folklorista le quitó la tilde a su apellido.

Pues cada que se menciona el apellido del folklorista siempre estoy atenta, porque todavía recuerdo la corrección que me hiciera la pionera del folklore infantil de país. Hoy me dispuse a hurgar en Internet y vaya sorpresa encontrarme con una edición que hizo Graciela Maturo en 2004, con el título “Julio Cortázar y el hombre nuevo”, como homenaje al escritor al cumplirse veinte años de su muerte.

En el primer capítulo, “Esbozo de un itinerario biográfico”, se lee que Julio Cortázar y Augusto Raúl Cortazar, que escribieron su apellido de distinto modo, eran primos hermanos. La separación de sus padres apartó a Julio de la familia paterna.

Doña Edna tenía razón y como lo escuché de ella me mantuvo firme, pero sin datos escritos como documento fiable. Hay que investigar el porqué de hechos. esta razón me encanta el calificativo de recolectora de datos, porque aportando es de la única forma que nos enriquecemos.

 



Fuente LD

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.