6 sonidos corporales que nos advierten sobre el estado de salud de nuestro organismo


Los diferentes sonidos corporales que produce nuestro cuerpo en muchas ocasiones solo son escuchados por la misma persona y en ningún caso son sonidos que se manifiesten de manera voluntaria.

Esto se debe a que nuestro organismo produce sonidos constantemente, y aunque algunos de ellos son completamente normales, otros podrían significar que algo no se encuentra bien, por lo que escuchar a nuestro cuerpo es fundamental para conocer cuando debemos acudir al médico.

A continuación, te decimos cuáles son esos 6 sonidos corporales y qué hacer al respecto:

Sibilancias al respirar: cuando escuchamos un silbido al inhalar o exhalar, dicha manifestación nos podría estar advirtiendo que las vías respiratorias superiores se han estado estrechando. Acudir al médico para que realice los respectivos exámenes para determinar si se trata de alguna infección pulmonar, problema asmático o una bronquiolitis. También se podría identificar un posible objeto que hayan ingerido los niños y que estén obstruyendo su respiratorio.

Sibilancias al girar: lo más probable es que cuando giras el tronco escuches algunas sibilancias.  saber que estos sonidos son normales y se presentan cuando el aire emana un silbido al torcer la vía respiratoria, la cual transporta el aire que sale y entra a los pulmones. Pero si alguna dificultad para respirar, acudir al médico de inmediato, ya que se puede estar presentando una obstrucción o una alergia.

Silbido en los oídos: se puede presentar que tus oídos se sientan perturbados por algunos sonidos que son inusuales. Un sonido palpitante o la sensación de que el corazón se encuentra latiendo en tus oídos, podría ser una señal de hipertensión. Por lo tanto, lo más recomendable es que acudas a tu médico, quien después de un examen podrá determinar de que se trata. Además, si se trata de zumbido frecuente u ocasional, es probable que tengas tinnitus.

Sonido en las articulaciones: Los ruidos articulares, como chasquidos y crujidos, son frecuentes en personas que no presentan ningún trastorno articular, pero también producirse por específicos de las articulaciones. Por ejemplo, la rótula puede crepitar si está lesionada por la artrosis, y la mandíbula puede chasquear en caso de trastorno de la articulación temporomandibular.

Sonidos intestinales: cuando escuchamos sonidos que salen estómago, por una parte, significa que los alimentos y los fluidos después de comer se mueven por medio del aparato digestivo y, por otra parte, se presentan cuando el estómago se encuentra y hambre. Si estos sonidos se encuentran acompañados de calambres o dolores, debes acudir al médico.

Hipo: el hipo es un sonido que es muy normal y se produce cuando el diafragma se contrae de manera involuntaria, lo que permite que la tráquea se cierre inmediatamente y se presente este sonido característico. El hipo aparece cuando comes demasiado rápido y cuando consumes alcohol en exceso. Si después de un corto tiempo el hipo no se quita, acude al médico.



Fuente AU

Native Ads
Native Ads