Sí se puede

Querer es poder, dice un refrán popular que manejamos dominicanos.

Eso lo han demostrado por años muchos ciudadanos que han logrado avanzar en la vida.  Jóvenes que han dejado atrás sus miserias, precariedades y dificultades para alcanzar una carrera profesional. Madres que, después de quedar solas por el esposo fallecido o por un marido irresponsable, logran seguir adelante con uno o más hijos
hasta convertirlos en entes productivos para la sociedad.

Un funcionario que, con grades dificultades y pocos recursos logra cambiar la cara de una Institución o un municipio.  En fin, que cuando se quiere se puede.  Y es lo que ha demostrado, hasta ahora el alcalde de mi patria chica, Tamayo, Milciadín Montes de Oca. Desde su llegada a la alcaldía de esta comunidad sureña, mostró cuál sería su NORTE y hacia donde quería llegar, como hijo privilegiado con el voto mayoritario en el que sus coterráneos depositaron la confianza.  Hoy, un poco más de dos años después de electo, ha logrado hacer que Tamayo luzca totalmente distinto. Su imagen ha cambiado,  Su limpieza es notable.  La actividad municipal ha recobrado vida.

Su permanente preocupación por todo cuanto sucede y en su pueblo — mi pueblo- me recuerda al fenecido alcalde Juan Francisco Acosta –Frank- quien no tenía horarios para el trabajo. Labor que lo convirtió en un verdadero líder local y regional.  

Desde la alcaldía, Frank fue llevado a una diputación y su afán y entrega fue tanta, que dejó a un lado su salud.  Apostamos al esfuerzo de Milciadin al frente del cabildo de Tamayo.  Claro, que no sea a costa de su salud, como el amigo Frank. 

Sí se puede. No se ha llegado a la meta.  Es una carrera sin pausa, la que todo tamayense debe respaldar.



Fuente LD

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.