Estilo y clase de Roger Federer, tan apreciados como su tenis

[ad_1]

Roger Federer nunca permitió que los demás lo miraran sudar.

Jugó al tenis con un estilo que apenas en alguna ocasión evidenció el esfuerzo que requería realizar un saque con tal maestría, un ataque tan raro en su época y un movimiento tan preciso de pies.

Nunca fue de los que gritaba o gruñía al realizar sus disparos. Tampoco de los que celebraba ruidosamente después de ganar algún punto.

Sí, la en que sujetaba la raqueta lo ayudó a ganar, y mucho. Nada menos que 20 campeonatos Grand Slam, media docena más que cualquier tenista que él.

Ganó en total 103 torneos a lo largo de 15 años, además de una Copa Davis y medallas olímpicas para Suiza. Y llegó a pasar una semana tras otra en la cima ranking.

Le ayudó también evitar las lesiones durante mucho tiempo y alcanzar la excelencia de manera consistente durante décadas.

vez que la gente me descarta o trata de hacerlo, soy capaz de regresar”, dijo alguna vez en una entrevista con The Associated Press. El jueves, un poco más de un mes después de cumplir 41 y tras una serie de cirugías de rodilla, Federer anunció que no habrá más regresos.

Es una para el tenis, seguro. Y para el mundo del deporte.

La noticia llega menos de dos semanas después de que Serena Williams, poseedora de 23 títulos de Grand Slam, jugó lo que pudo haber sido el último encuentro de su carrera ilustre, poco de cumplir los 41 años.

“Algunos parten, otros vienen y el mundo sigue”, comentó recientemente Rafael Nadal, uno de los mayores rivales de Federer. “Es un ciclo natural”.

Cierto, el mundo seguirá su marcha. Pero el tenis no será el mismo.

No sin Williams, homenajeada en el US Open recientemente concluido. Tampoco sin Federer, quien no jugaba desde el año pasado, en Wimbledon, y cuya última aparición en la cancha será la próxima semana, en la Copa Laver, un certamen creado por su grupo gestor.

El tenis extrañará a Federer, el jugador y a Federer, el estadista y embajador que habla varias lenguas. También a la celebridad reconocible al instante en cualquier lugar mundo y el hombre que llevó el deporte a lugares donde ni siquiera había torneos, mediante exhibiciones a fin de recaudar dinero para su fundación caritativa.

[ad_2]

Fuente LD

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.